¡Envíos gratis en Cobeña!
Avenida Guadalajara 21, 28863 Cobeña (Madrid)

Feliz día de la Menopausia y Climaterio “18 de Octubre”

18 de Octubre
“Feliz día de la Menopausia y Climaterio”
Para celebrarlo, publicamos nueva entrada de nuestro blog en la que hablamos sobre esta etapa de la vida de la mujer, sus posibles problemas y consejos para sobrellevarlos.

La menopausia es un estadio en la mujer caracterizado por el abandono definitivo de la menstruación producido porque los ovarios dejan de producir óvulos. La menopausia puede ocurrir muy tempranamente, antes de llegar a los 40, aunque lo más habitual es que se produzca entre los 45 y los 50. Unas pocas mujeres pueden llegar a mantener la regla hasta los 60 años. La menopausia no se produce de una manera brusca, sino que existen una serie de cambios en la menstruación  que nos indican que la mujer va a dejar de ovular: desarreglos en la menstruación con reglas muy abundantes o muy pobres, periodos sin regla, etc. Se considera que, después de estos síntomas, una mujer que no tiene la menstruación en un año ha llegado al periodo de la menopausia.

Síntomas:

Desarreglos en la menstruación, falta de menstruación, exceso o periodos irregulares, obesidad,

cansancio, depresión, irritación, cambios de humor, insomnio, problemas de concentración, cefaleas, sofocos, aumento del sudor durante la noche, arritmias, incontinencia urinaria, falta de flujo vaginal, irritación vaginal, disminución del tamaño del clítoris, mayor estrechez de la vagina, caída de los pechos y dolor de mamas, falta de interés sexual, osteoporosis, debilidad en el cabello que puede caer más fácilmente y en la piel que se vuelve más fina y seca con la posible aparición de bello y moretones, etc.

Los síntomas más característicos son los sofocos que producen un aumento súbito del calor corporal que puede llegar a ser de hasta 5 ºC por encima de lo normal, y se nota especialmente en la cara y en el torso. Afecta a la mayoría de las mujeres. Suelen ser de duración breve ya que no suelen prolongarse más allá de los 3 minutos. En cuanto a los síntomas depresivos, suelen ser leves.

Causas:

Las causas de estos síntomas son los cambios hormonales que experimenta la mujer cuando los ovarios detienen la producción de óvulos.  Además de producir menos óvulos, también producen menos estrógenos y menos progesterona. A medida que estas hormonas van desapareciendo se producen los síntomas arriba mencionados, y pueden facilitar la aparición de otras enfermedades corporales más serias como son la osteoporosis, el aumento del colesterol y los problemas cardíacos.

 

CONSEJOS de estilo de vida para hace más llevadera la MENOPAUSIA

Controlar los ataques de calor: Para ello lo más importante es la mentalización, el saber que estos suelen durar muy poco. También pueden aminorarse refrescando el cuerpo. Existen muchas maneras de hacer bajar la temperatura corporal: beber más líquidos, comer más ligeramente y comidas menos calóricas, llevar ropa adecuada fresca y ligera, utilizar un pequeño ventilador con pilas o un abanico para refrescar la cara cuando se está fuera de casa, ponerse delante de la nevera con la puerta abierta, ducharse con agua fría, colocarse compresas frías en la cara o en el cuello, etc.

Realizar habitualmente ejercicios suaves: La actividad física suave puede ayudar a liberar tensión y mejorar el estado de los huesos para evitar la osteoporosis. Particularmente interesantes son los ejercicios realizados en la “Danza del vientre”. Este baile, que fue inventado para facilitar la expulsión del feto en las embarazadas, no solo supone un gran control del cuerpo y de la mente sino que, dado el tipo de movimientos que se potencian en él, desarrolla la musculatura de la pelvis y la vagina, con lo que se consigue un mayor control de los músculos vaginales y urinarios. Practicar este baile puede ayudar a las mujeres con menopausia a solucionar la incontinencia urinaria y a mejorar sus relaciones sexuales. Es una alternativa al método kegel, que consiste en una serie de ejercicios especialmente diseñados para controlar la incontinencia urinaria en mujeres después del parto o en hombres operados de la próstata, o bien en personas que no pueden controlar las defecaciones.

Conocer mejor los síntomas de este periodo: Un conocimiento de los síntomas resultantes de la menopausia puede ayudar a controlarlos mejor. Es importante consultar con el médico sobre ellos, hablar con otras personas que los hayan experimentado previamente, o que se encuentren en la misma situación. Existen grupos de ayuda para hacer este periodo más llevadero.

Mantener una buena relación sexual: Se ha comprobado que el mantenimiento de una vida sexual plena durante este periodo ayuda a mantener los estrógenos durante más tiempo. Para conseguir unas relaciones sexuales satisfactorias es imprescindible una buena relación con la pareja de manera que entre los dos exista buena comunicación y comprensión mutua. Debido a la sequedad vaginal y el consecuente escozor que provoca la penetración, puede haber un rechazo hacia el coito. Para que esto no ocurra, la mujer debería utilizar un buen lubricante vaginal que facilita la penetración, disminuye la irritación y hace las relaciones sexuales más placenteras.

Adoptar algún método de terapia alternativa: La adopción de ciertos tratamientos alternativos mejora los síntomas de la menopausia. Entre todas ellas podíamos mencionar:

Técnicas de relajación, como el yoga que disminuyen el estrés y la ansiedad que produce la menopausia.

Reflexoterapia.

Acupuntura.

 

Suplementos Nutricionales y Fitoterapia (plantas) recomendados desde la aparición de los primeros síntomas de la menopausia:

Alimentos y suplementos que contengan vitaminas, minerales y fitoestrógenos, que son hormas de origen vegetal presentes en la naturaleza que simulan a las hormonas que está dejando de producir el cuerpo y hace más lenta la caída de los estrógenos que provocan los síntomas más comunes durante toda la menopausia. Y plantas que ayudan a regular los excesos de estrógenos momentáneos que se producen con los primeros síntomas cuando se acerca la menopausia.

Por lo que se recomienda empezar a tomar dichos alimentos y complementos con la aparición de los primeros síntomas de desarreglos en la menstruación.

Isoflavonas de soja: El alimento clave en la menopausia. Estudios realizados con mujeres asiáticas han demostrado que las isoflavonas de soja (especialmente la genisteína y la daidzeína) tienen un efecto positivo en los síntomas de la menopausia dado que estos compuestos poseen propiedades fitoestrogenicas vegetales que reducen los estrógenos sobrantes en la mujer evitando el síntoma premenstrual o ayudando a equilibrar la falta de estrógenos durante la menopausia. Todo ello conlleva tanto a una reducción del colesterol malo de la sangre (LDL) y un aumento del colesterol bueno (HDL) lo que beneficia la circulación sanguínea y previene los problemas cardíacos. También disminuye el riesgo de de cáncer de mama en mujeres con exceso de estrógenos. Por otra parte, previene la apariciónn de muchos síntomas de la menopausia, como los sofocos, la irritación vaginal, las menstruaciones irregulares, etc. o aquellas enfermedades que tienen mucha posibilidad de desarrollarse después de perder la menstruaciónn: la perdida de masa ósea o osteoporosis y las enfermedades cardíacas.  Se ha comprobado que las mujeres orientales, que tienen en la soja una de las principales fuentes de alimentación, tienen una incidencia mucho menor en este tipo de enfermedades. Tomado en forma de suplementos la dosis habituales suelen ser de unos 60 mg diarios divididos en 2 tomas.

Maca Andina: La maca es una planta peruana con elevado contenido  en calcio y propiedades afrodisíacas. Estas cualidades son adecuadas durante la  menopausia debido a la propensión a la osteoporosis y a la falta de deseo  sexual provocado por la menor producción de estrógenos. (Tomar 3g. de maca  diarios durante 60 días al año)

Sauzgatillo: Ejerce una función equilibradora de los estrógenos por lo que resulta adecuada para el tratamiento de la menopausia y de la menstruación. La dosis habitual son unos 450 mg de extracto al día repartidos en dos tomas. Puede tomarse en forma de cápsulas o tabletas.

Cimífuga: Se utiliza fundamentalmente para rebajar los sofocos y evitar la sequedad de la vaginal, así como otros síntomas negativos tanto físicos como psicológicos (irritabilidad, depresión, vértigo, cefaleas, irregularidades en la regla, etc).  La dosis habitual se establece en 80 mg al día repartidos en dos tomas, normalmente en forma de cápsulas.

Regaliz: La glicirricina tiene la propiedad de regular los estrógenos en las mujeres. Su utilización durante el periodo de la menopausia podrí mejorar los síntomas adversos que el periodo ocasiona muchas veces.

Dong quai: Este tipo de angélica de la China cuenta con una larga tradición en su utilización como planta para solucionar los problemas femeninos lo que ha llevado a conocerla como “Ginseng femenino”.  Sus efectos se basan en su contenido en fitoestrógenos que, al igual que las isoflavonas de la soja, equilibran las hormonas femeninas, neutralizando o aminorando su exceso o aportando estrógenos más ligeros cuando los estrógenos propiamente femeninos faltan, tal como sucede en la menopausia. Considerado como un tónico uterino, se ha venido usando para solucionar los problemas inherentes a la menstruación y la menopausia. Se ha comprobado también que ejerce una función relajante de los músculos uterinos e intestinales. Muchos especialistas niegan estas virtudes aunque admiten que su uso puede potenciar el efecto de otras plantas medicinales, especialmente la vitamina E.  Tomado en forma de complemento, la dosis habitual suele ser de unos 600 mg diarios repartidos en tres tomas. No debe tomarse con exposiciones solares elevadas por sus propiedades fototóxicas, durante el embarazo o en caso de úlceras o problemas intestinales.

Ginseng siberiano: Refuerza las hormonas femeninas. Tienen efecto estrogénico (corrige la producción de estrógenos), activa el sistema nervioso y lo equilibra para prevenir los cambios de humor, estrés y ansiedad.

Fenogreco y Perejil: útil especialmente cuando ya se tiene la menopausia establecida, porque aumenta la producción de estrógenos. A demás el perejil fresco tiene un alto contenido en hierro y vitamina C..

Flor de la Pasión o Pasiflora: Especialmente interesante para paliar los problemas nerviosos relacionados con la menopausia o el síndrome premenstrual que impiden dormir por la noche o que causan dolor corporal.

Lúpulo, Melisa o Valeriana: Al igual que la anterior, rebajan el nerviosismo y permiten dormir mejor.

Alfalfa: Puede ser útil para paliar el déficit de hormonas que se produce durante este periodo. Al mismo tiempo puede ayudar a disminuir muchos de los síntomas que se producen durante la menstruación. Comer brotes de alfalfa unos días antes de la menstruación, (Existen en el mercado preparaciones en forma de polvo o tabletas que pueden tomarse con la misma finalidad de acuerdo a las condiciones del prospecto).

Trébol rojo: Por su contenido en formonotenina, un fitoestrógeno vegetal, regula la descompensación hormonal que se produce durante la menstruación y, especialmente, en la menopausia, ayudando a aliviar los dolores que normalmente la acompañan, así como otros factores secundarios que produce la perdida de la menstruación. Igualmente parece influir en ralentizar el proceso de descalcificación y los problemas cardíacos que acompañan a la menopausia, tal como se ha demostrado en estudios realizados sobre el uso de extractos de esta planta.

Ortiga: Detiene la hemorragias y previene el flujo descontrolado de la sangre. Muy adecuada para tratar la hemofilia y los trastornos de la menopausia.

Hamamelis y Salvia: Ayuda a disminuir los sofocos y la sudoración excesiva.

Hojas de Frambuesa o hierbaluisa:

Azafrán: El extracto de flor de azahar es conocido por sus propiedades equilibrantes del sistema nervioso y mejorar los procesos depresivos leves por su alto contenido en L-Triptófano.

Milenrama o Achilea: Muy útil para paliar la ansiedad y el nerviosismo en la menopausia, así como muchos otros efectos secundarios propios del síndrome premenstrual. (Infusión de media cucharadita de esta planta y media más de manzanilla. 3 tazas diarias)

Cardamomo: El cardamomo contiene estigmasterol y nerol, sustancias con efecto estrogénico que pueden ayudar a combatir los síntomas de la menopausia. (Un par de tacitas al día de la infusión de 20 g de semillas pulverizadas por medio litro de agua)

Vid Roja: Resulta útil para tratar los sangrados excesivos que se producen algunas veces al inicio de la menopausia.

Cola de Caballo: Es útil para remineralizar los huesos, y detener tanto la caída del cabello como la aparición de las uñas quebradizas. Puede beber una taza antes de acostarse. También sirve como depurativo y para eliminar líquidos retenidos en exceso.

 

Vitaminas y Minerales:

Calcio y Vitamina D: La carencia de calcio agrava los síntomas de la menopausia ya que disminuye la producción de estrógenos. Los síntomas psicológicos se hacen más notorios (aumentan las jaquecas, el nerviosismo y la posibilidad de conciliar el sueño) y debilita los huesos. La vitamina D es primordial para fijar el calcio en los huesos e impide que este se disuelva en la sangre. La falta de ambas vitaminas favorece unos huesos más frágiles y quebradizos desembocando en una osteoporosis. La dolomita, es el mineral por excelencia con más alto contenido en calcio de fácil asimilación.

Magnesio: El magnesio es otro mineral esencial en una dieta equilibrada. Ayuda a mejorar la absorción del calcio y de tantos otros nutrientes. También es un suave laxante en dosis adecuadas, tomado en forma de carbonato de magnesio o cloruro de magnesio, ya que causa un exceso salino en el intestino atrayendo el agua hacia las haces y así estas aumentan su volumen y disminuyen su consistencia.

Vitamina C con biofravonoides de cítricos: Aumenta la producción de estrógenos y ayuda a disminuir el exceso de sangrado. 1500Mg de vitamina y 750mg de bioflavonoides.

Vitamina E: La ingestión de unos 600 mg diarios en dos tomas de esta vitamina ayudar a prevenir los acaloramientos y la imposibilidad de dormir, reduce las probabilidades de cáncer de mama y de colesterol elevado.

Vitamina B6 o piroxina: Reduce la inflamación de los tejidos.

Hierro: Para las mujeres que tienen grandes sangrados.

Selenio y zinc: Que previenen el envejecimiento temprano de las células y de la piel.

Resveratrol: Sustancia obtenida de la piel de las uvas rojas, con un alto poder antioxidante y antienvejecimiento. O el Ácido Hialurónico también para ingerir que posee las mismas propiedades antienvejecimiento.

Colágeno: El colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo y el componente básico de la piel, huesos, ligamentos, tendones y cartílagos, incluidos los que protegen las articulaciones.

Los devastadores efectos que el desgaste y envejecimiento del colágeno generan en nuestro cuerpo artrosis, osteoporosis, flacidez y arrugas dérmicas, entre otros. En las mujeres es más acusada la pérdida de colágeno a partir de la edad de la pre-menopausia. De ahí que cada vez más los especialistas hablen cada vez más de cómo podemos combatirlos y ralentizarlos de forma natural y eficaz con la toma diaria de un colágeno asimilable.

Algunos platos de la cocina tradicional (caldos de carne y hueso, caldos de pescado, manitas de cerdo o callos), así como los postres de gelatina son una buena fuente de colágeno asimilable pero, su alto contenido en grasas o azúcares o el hecho de requerir largas cocciones, hace que estén poco presentes en nuestra alimentación habitual.

El colágeno hidrolizado (CH) (llamado también hidrolizado de colágeno, gelatina hidrolizada o hidrolizado de gelatina) es un colágeno pre-digerido, resultante de la hidrólisis (rotura de la cadena polipeptídica en medio acuoso) del colágeno nativo.

La materia prima de los CH la constituyen tejidos con un elevado contenido en colágeno, básicamente huesos, espinas y pieles de animales de consumo humano.

Comercialmente se puede presentar en forma de líquido, cápsulas o en polvo.

Aminoácidos Esenciales:

L-Tirosina: Necesaria para regular las hormonas tiroideas que equilibran el metabolismo de los alimentos. Previene la depresión. Favorece el sueño. Favorece la actividad cerebral.

L-Triptófano: Necesario para regular la ansiedad, el nerviosismo y los procesos depresivos leves.

 

Aceites esenciales:

Omega 3: Aceite de lino, de semilla chía, Aceite de Krill o de otro pescado azul. Regulan el colesterol bueno y eliminan el malo. Mejoran el funcionamiento del cerebro.

Omega 9: Aceite de Oliva Virgen y de Aguacate. Equilibra el colesterol y rebaja la hipertensión arterial.

Omega 6: Aceite de Onagra y de Borraja. Ayudan a combatir las sequedad de los tejidos desde dentro. Previene la caída del cabello. Tiene propiedades antinflamatorias. Y regulador hormonal, tanto para la menopausia como para el síndrome premenstrual.

Omega 5: Aceite de Semilla de granada. Alto poder antioxidante y antienvejecimiento.

Omega 7: Aceite de Espino amarillo. Beneficioso para mejorar la hidratación de las mucosas y la piel, con propiedades anti-inflamatorias. También es un suave analgésico.

 

Plantas para uso externo. Aceites Esenciales y Aromaterapia:

Aceite esencial de plantas: El uso de aceites esenciales para realizar masajes relajantes antes del acto sexual ayuda a eliminar la tensión, reduce el estrés, permite una mayor comunicación entre la pareja e incrementa el deseo sexual. Entre otras, podemos utilizar las plantas siguientes: rosa, la rosa canina, la menta, el ylang-ylang, el jazmín, el sándalo, la flor de azahar, el espliego o la salvia romana.

Sésamo: El aceite de sésamo puede utilizarse como lubricante para facilitar las relaciones sexuales.

Ylang-Ylang: Sus efectos relajantes y estimulantes la convierten en uno de los mejores aceites esenciales para mejorar la sexualidad.

Ortiga: Contra la debilidad capilar que producen los cambios hormonales de la menopausia puede probarse el efecto regenerador de la ortiga sobre el cuero cabelludo, así como su capacidad para combatir la caspa, seborrea y otras alteraciones relacionadas con la caída del cabello. Por este motivo, aunque no constituya un elixir milagroso contra la calvicie, si que puede ayudar a prevenirla o retrasar su aparición. (Maceración de 100 gr. de ortiga y romero secos en 1 litro de anís durante 15 días. Hacer fricciones sobre el cuero cabelludo por la mañana y antes de irse a dormir)

Aguacate: Realizar una mascarilla de aguacate y mantenerla antes de dormirse durante media hora sobre el rostro. El aguacate, por su contenido en grasas vegetales, es ideal para el tratamiento de las pieles normales, o secas, pero no debería aplicarse sobre pieles grasas.

Geranio: El aceite esencial de geranio usado como ambientador, es el más indicado para los síntomas de la menopausia.

 

La importancia de los alimentos en la Menopausia

La alimentación juega un papel fundamental en el control de los síntomas negativos de la menopausia. Una alimentación adecuada ayudará a equilibrar las hormonas femeninas y prevenir una serie de enfermedades a las cuales la mujer durante este periodo sexual es más propensa.

Una alimentación rica en alimentos vegetales naturales, con muchas vitaminas, fibra y minerales ayudará a evitar la tendencia a la hinchazón y evitará la aparición de enfermedades metabólicas como la obesidad, el colesterol o los problemas cardíacos. Estos alimentos pueden ayudar a evitar el debilitamiento y caída del cabello, la sequedad de la piel, los sofocos nocturnos o los episodios depresivos.

Al mismo tiempo deberemos evitar aquellos alimentos grasientos, especialmente los que contengan grasas saturadas, cuya ingestión solo puede hacer aumentar nuestro peso o facilitar la aparición de colesterol. No son tampoco recomendables la leche entera o sus derivados lácteos. Es mejor tomar estos alimentos desnatados o aún mejor, sustituirlos por bebidas y quesos vegetales.

Es importante tomar grasas insaturadas, como el aceite de oliva o adquirir estos principios de otros alimentos vegetales como el aguacate, las semillas de lino o chía, las nueces o almendras, muy ricas en ácidos grasos insaturados  omega 3 que previenen la formación de trombos en la sangre y la aparición de problemas cardiovasculares.

Para evitar los sofocos se tendrían que aumentar el número de comidas y disminuir la cantidad. Lo ideal sería distribuir los alimentos en 5 o 6 comidas diarias. Por otra parte, esto ayudaría, a mantener los niveles de azúcar más estables evitando subidas demasiado exageradas o bajadas que pueden producir mareos o cambios de humor repentinos. Para hacer esto más efectivo se debería limitar el consumo de dulces o repostería, sustituyendo la ingestión de estos azúcares simples por otros más adecuados. Un aporte de hidratos de carbono más complejos sería más adecuado, evitando las harinas refinadas. Estos se obtienen de alimentos vegetales como cereales integrales, legumbres y féculas. Muy adecuados también son los azúcares que se obtienen de la ingestión de frutas.

La ingesta de líquidos debe ser abundante. Son muy adecuadas las infusiones y especialmente, las aguas minerales de baja mineralización que, drenan el organismo, eliminan toxinas y lo enfrían, ayudando a bajar la temperatura corporal muy elevada cuando se producen los sofocos. Precisamente para evitar estos síntomas tan desagradables no resulta recomendable beber bebidas alcohólicas o estimulantes ni refrescos con o sin azúcar.

Alimentos especialmente recomendados para la menopausia

  • Alimentos ricos en fitoestrógenos: Son aquellas plantas ricas en estos componentes que ayuden a equilibrar las hormonas femeninas. Entre las plantas más ricas en estos componentes merece una especial atención:-La soja: Estudios realizados con mujeres asiáticas han demostrado que las isoflavonas de soja (especialmente la genisteína y la daidzeína) tienen un efecto positivo en los síntomas de la menopausia dado que estos compuestos poseen propiedades fitoestrogénicas vegetales que reducen los estrógenos sobrantes en la mujer evitando el síntoma premenstrual o ayudando a equilibrar la falta de estrógenos durante la menopausia.

Todo ello conlleva tanto a una reducción del ” colesterol malo de la sangre” (LDL) y un aumento del “colesterol bueno” (HDL) lo que beneficia la circulación sanguínea y previene los problemas cardíacos.

También disminuye el riesgo de cáncer de mama en mujeres con exceso de estrógenos. Por otra parte, previene la aparición de muchos síntomas de la menopausia, como los sofocos, la irritación vaginal, las menstruaciones irregulares, etc… o aquellas enfermedades que tienen mucha posibilidad de desarrollarse después de perder la menstruación: la pérdida de masa ósea u osteoporosis y las enfermedades cardíacas.

Se ha comprobado que las mujeres orientales, que tienen en la soja una de las principales fuentes de alimentación, tienen una incidencia mucho menor en este tipo de enfermedades.

Estudios llevados a cabo en la Universidad de Illinois en mujeres postmenopáusicas demostró que aquellas que fueron sometidas a una dieta de soja consiguieron no solamente evitar la disminución de la pérdida de masa ósea sino que incluso la aumentaron en un 3 %. Mientras que las que no ingirieron esta legumbre la perdieron un poco.

Puede comerse la soja de muchas maneras, tanto la legumbre como alguno de sus derivados, entre los cuales destaca el tofu o la soja dextrinada o texturizada, esta última se utiliza como sustituto de la carne picada por su riqueza en proteínas y por la semejanza en su textura.

La Alfalfa: Al igual que la soja es rica en genisteína y puede ayudar en la mejora de los síntomas de la menopausia. La mejor manera de comerla sería a través de los brotes germinados.

-El Lino: La riqueza en ácido alfalinoleico y demás ácidos grasos insaturados de las semillas de lino protege el corazón, evitando la angina de pecho, al prevenir la arteriosclerosis y disminuir el colesterol. (Comer pan integral o preparados que contengan semillas de esta planta) Parece ser que la ingestión de alimentos que contienen estos ácidos ayuda a prevenir la aparición de tumores en el pecho y en la piel. También se está trabajando sobre la posibilidad de que los fitoestrógenos de lignano resulten efectivos en la disminución de cáncer de mama por sus propiedades antioxidantes, antiestrogénicas y antitumorales.

Otros alimentos que contienen fitoestrógenos son: el apio, los berros, las manzanas, los dátiles, las granadas, la col, la coliflor, etc.

  • Alimentos ricos en calcio: La pérdida de calcio que se produce en esta época puede compensarse con alimentos ricos en este mineral. Alimentos ricos en calcio son verduras como ajos, cebollas, coles, frutas, como las castañas, las nueces, los cocos, los higos, especialmente los higos secos, las manzanas, los mangos, los plátanos, los aguacates, las almendras, ¡¡¡ El salvado de trigo crudo utilizado para activar las deposiciones inhibe la absorción del calcio!!!. Es mejor tomar alimentos como los cereales integrales (la avena es más rica en calcio que el mismo trigo) o frutas secas (los higos secos o las nueces son ideales para prevenir la osteoporosis) para conseguir los mismos efectos laxantes. Ambos alimentos mencionados anteriormente constituyen ejemplos destacados por su riqueza en Las semillas como el sésamo, semillas de amapola y chía, contienen grandes cantidades de calcio de fácil absorción. Las semillas de chía además contienen gran contenido en ácidos grasos omega 3.
  • Alimentos ricos en boro El boro ayuda a aumentar el nivel de estrógenos en la sangre. Las fresas son los alimentos con un contenido más elevado. Otros alimentos de origen vegetal que contienen este mineral son: los tomates, las manzanas, las peras, los melocotones, las cerezas o los espárragos.
  • Alimentos ricos en vitamina C: Por sus propiedades antioxidantes ayudan a prevenir la degeneración del organismo y mantener la piel y el cabello en buen estado.

Ríndete a la dieta anti-aging: tu dieta debe ser sana y equilibrada… y muy rica en antioxidantes para prevenir el envejecimiento celular. No pueden faltar la Vitamina E (frutos secos, aceite de oliva, germen de trigo), la Vitamina C (cítricos, kiwi, fresas, papaya), los Beta-carotenos (zanahorias, mango, melocotón). El zinc (legumbres, ostras, huevos, carne magra) y el selenio (pescado, marisco, nueces de Brasil, levadura de cerveza, cereales integrales) también son imprescindibles para luchar contra las arrugas. Tampoco olvides consumir suficientes ácidos grasos esenciales por su acción antiinflamatoria como los Omega 3(salmón, atún, sardinas) y los Omega 6 (aceite de onagra, de borraja).

 

Síntomas y consecuencias de la menopausia a largo plazo, o bien afecciones que ya arrastran una gran mayoría de mujeres.

Sobrepeso

Retención de líquidos.

Estreñimiento.

Osteoporosis.

 

Todos ellos puedes estar ocasionados por el déficit hormonal, que provoca un peor funcionamiento de la tiroides y por lo tanto un metabolismo más lento de las grasas y azúcares.

Principalmente se ocasionan por una mala alimentación y una vida sedentaria.

El sobrepeso en ocasiones no está relacionado directamente con la ingesta de grasas, sino con la ingesta de toxinas o alimentos y otras sustancias que para un cuerpo determinado son tóxicos. Y la única forma que tiene el cuerpo de almacenar los desechos tóxicos que no tiene capacidad de eliminar por su exceso, el almacenarlos en las grasas y líquidos aposentadas entre los tejidos musculares y la piel. Por eso normalmente las planta utilizadas para la retención de líquidos, diuréticos o depurativos, son plantas amargas, que favorecen la expulsión de la bilis del hígado y la vesícula, que son los órganos encargados de la eliminación de tóxicos en la sangre.

El estreñimiento puede ocasionarse además de por el sedentarismo y la mala alimentación, por falta de ingesta de agua, falta de fibra en la dieta y por falta de “probióticos” bacterias buenas propias del intestino tales como los lactobacilos, bifidobacterias.

Por ello, una vez conseguida una dieta equilibrada y sana habitualmente, es recomendable hidratar el intestino con aloe vera y con la ingesta de bacterias que lo repueblen y ayuden a la correcta absorción de los alimentos y protejan el intestino adecuadamente para evitar el paso de enfermedades, bacterias nocivas y virus. Además de mejorar las defensas y nuestra flora intestinal, las bifidobacterias y los lactobacilos también influyen en la calidad y luminosidad de la piel. ¿Dónde encontramos los probióticos? En leches fermentadas, yogures, kéfir y en forma de complementos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consiento el tratamiento de mis datos. GLORIA GRACIA SABORIT tratará sus datos con la finalidad de gestionar los comentarios que realice en el blog. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición, como le informamos en nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal.